Jesús siempre dice que perseguir un sueño es dar a la vida un sentido y él lo intenta con la fotografía, su gran pasión.

Empezó fotografiando esa flor que después regalaba, la lluvia que caía, la luna en su cuarto menguante, el arco iris con todo su esplendor y la sonrisa del niño que le arrancaba su corazón.

Su fotografía aunque él se considera novel, es un gran amateur, ya que sus instantáneas reflejan sus sentimientos, su yo más íntimo.

En esta web nos quiere enseñar sus obras en todo su esplendor.